MUERTE EN HANIBAEL: Narración

"Black Operations" En el 41 Milenio....

Moderador: Warnerio

Responder
Avatar de Usuario
Warnerio
Netrunner
Mensajes: 9
Registrado: Lun Jun 25, 2018 5:35 pm

MUERTE EN HANIBAEL: Narración

Mensaje por Warnerio » Mar Mar 19, 2019 8:14 am

AL BORDE DE LA PERDICIÓN:
1
‘Si eres fuerte, finge debilidad. Si eres débil, aparenta ser fuerte. Sea cual sea tu posición, ocúltasela al enemigo y él se desgastará combatiendo a sus propios fantasmas’ --- Tactica Imperium, libro VII, cap.12
HANIBAEL, ciudad colmena de GERKEH, planta 253, oficina del gobernador
Van Oosten miró una vez más las parpadeantes pantallas enfrente suyo. El vox-link continuaba leyendo datos sobre la reciente guerra encubierta y destrucción de Gylax-VI. Pulsó un par de botones pero la información era escasa en el mejor de los casos, o directamente no había información. Numerosas unidades imperiales habían participado en la extraña campaña, desde marines de un capítulo Astartes hasta varios regimientos del Astra Militarum. Éstos habían tenido que luchar contra numerosos enemigos, algunos más evidentes, como varios destacamentos Orkos y otros, tanto xenos como herejes, que atacaban desde las sombras, desapareciendo luego en ellas, y dejando tras de sí sólo un rastro de dolor y sangre. Samuel Van Oosten, gobernador de la ciudad colmena de Gerkeh, cortó la conexión frustrado. Su hijo pertenecía a uno de esos regimientos de la guardia imperial, y ni siquiera sabía si seguía vivo.
Se levantó pesadamente y alisó su túnica. Empañó las insignias de su cargo con su aliento y las frotó con la manga de su uniforme, intentando eliminar todas las motas de polvo acumuladas. Con un suspiro salió de su cámara y mediante un gesto de mano señaló a su séquito de guardaespaldas, que llevaban al descubierto sus armas normalmente veladas, que le siguieran. Tres plantas más abajo, el raramente usado puesto de mando central de la ciudad colmena estaba siendo despertado por los elementos del Administratum encargados de su mantenimiento, mientras un coro de la eclesiarquía entonaba himnos de alabanza y protección al Emperador de toda la Humanidad.
Él sabía que su deber ahora era recoger los restos de las fuerzas imperiales de Gylax junto con el contingente de defensa planetaria que había escapado a su destrucción y proveer de los materiales y espacio necesario para el refuerzo y reabastecimiento. Sin embargo, y tras leer también acerca de la caída inexplicable del mundo prisión de Aggripus, su intuición le decía que ésta sería la menor de sus preocupaciones en poco tiempo. El hecho de que la otra gran ciudad colmena de Hanibael, llamada Carina Veit, no hubiese respondido a sus llamadas también le preocupaba, aunque los habitantes de ésta eran conocidos por su despreocupación con los asuntos imperiales.
El Gobernador Samuel Van Oosten entró en el puesto de mando de la Espira central de la colmena y sus acompañantes se desplegaron, tomando control de cogitadores, siempre bajo la supervisión de los tecnosacerdotes locales. No sabía qué futuro le deparaba a su mundo, lo que sí sabía era que a nadie en el imperio le importaba. El comandante Dante tenía peores problemas que escaramuzas y xenos saboteando colmenas aisladas y no vendría a la ayuda del mundo de Hanibael a no ser que el verdadero enemigo apareciese en éste. Sabía que el Imperio Nihilus no iba a luchar por su mundo, pero Van Oosten sí que estaba dispuesto a pelear por él.


2
‘No hay nada más que el Emperador. Él es nuestro escudo y nuestro protector’ --- Segundo libro de cánticos de los Templarios Negros
Órbita de HANIBAEL, barcaza de combate FURIA CARMESÍ
Puente de la nave, zona de mando
Envuelto en su túnica de color hueso, Adeon, mano derecha del Guardián de las Puertas Adanacio, se acercó al comandante Cástor. Éste estaba plantado en mitad del puente de mando, con uno de los miembros de su equipo de combate a cada lado. Tal era la vital importancia de la misión actual, no en vano los Ángeles Sangrientos habían sufrido en Gylax-VI a mano de sus destructores, el mortal Killteam de los Mil hijos. Ahora otra amenaza se cernía sobre el sector y todos en el navío de combate sabían que a nadie le importaba el destino de Hanibael y la media docena de mundos cercanos. Cástor comandaba la primera oleada de supervivientes de Gylax en llegar al planeta.
- Comandante… -titubeó Adeon- Tenemos informes de que la colmena de Gerkeh se está preparando para nuestra llegada. Sin embargo su vecina en el norte, Carina Veit, no responde.
- Debemos preparanos para lo peor -tronó la voz del cercano bibliotecario- la huella psíquica de ésta colmena se encuentra oscurecida… no consigo traspasar esta especie de… sombra de la disformidad que la envuelve.
- ¿Has dicho sombra en la disformidad? Hemos llegado demasiado tarde… -Cástor puso en movimiento su pesada armadura, seguido de sus guardaespaldas de la Compañía y se dirigió las cápsulas de desembarco mientras usaba su comunicador para movilizar a sus hombres.

Órbita de HANIBAEL, barcaza de combate FURIA CARMESÍ
Altar del ADEPTUS MECHANICUS
- Entonces, ¿me estás diciendo que podría haber una reliquia en Hanibael? -la voz modulada electrónicamente apenas mostraba la sorpresa y excitación del Magos Dominus al que pertenecía- éste es un desarrollo...interesante. Contacta con nuestro elemento en la superficie.
- Contacto iniciado, Magos.
- ¿Donde posicionan la reliquia los primero informes? -requirió el Adepto que se encontraba a la derecha del Magos -tomó la tableta de información que el servidor le acercó y analizó rápidamente la información usando sus cogitadores avanzados, requisito imprescindible de los altos miembros del Adeptus Mechanicus- Existen tres posibles localizaciones, una de ellas en el subsuelo de la ciudad colmena Carina Veit, parte de los bloques de alojamiento e industrias de la Bajocolmena se encuentran construidos sobre un entramado de cavernas. Las otras dos localizaciones se encuentran en las Planicies de Serenkai, al este de los autoraíles que conectan Carina Veit con su vecina en el sur, Gerkeh.
- ¿Posibilides de despliegue? -inquirió el Magos al mando de la misión del Mechanicus.
- Nulas en Carina Veit, inciertas en las Planicies en tanto compartamos misión y flota con otros elementos imperiales.
- Bien… -el Magos Dominus musitó para sí durante varios instantes, mientras complejos cálculos se desarrollaban tras los implantes que mejoraban su visión- Contacta con nuestros elementos encubiertos. Es necesario que la búsqueda comience lo antes posible.


+++ZONAS DE COMBATE+++
Ciudad-colmena GERKEH:
Gerkeh es la primera y más grande ciudad-colmena en Hanibael, extendiéndose cientos de niveles y de kilómetros alrededor de la principal Espira. Es la capital no-oficial del mundo, ya que la mayor parte de las casa nobles, cuyo Círculo Interno influye y gobierna el planeta, provienen y residen en ésta colmena. Sin embargo existen otras casa nobles que no forman parte de Gerkeh.
Su principal exportación es la industria de armas y equipación de infantería, aunque en los últimos tiempos, al estar cortado el suministro a la otra mitad del Imperio, ésta ha sufrido grandes pérdidas y los Gremios están buscando otras avenidas para generar riquezas. También se encargan de la gestión y administración de los grandes cultivos y ganadería del resto del planeta. No obstante dependen de su vecina en el norte de cara a generar suficiente suministros eléctricos para mantener todos los sistemas de la ciudad-colmena activos. Si tuviesen que depender únicamente de su propio suministro apenas podrían sostener sus defensas, como el Escudo, y mucho menos mantener activas las fábricas.

(Es en ésta colmena donde las fuerzas imperiales se abastecen y desde donde apoyarán sus Killteams en éste teatro de guerra, ya que es el centro primario imperial en el mundo y la habilidad de sus administradores con el dinero han impedido los niveles de descontento de Carina Veit)

Ciudad-colmena CARINA VEIT

La segunda ciudad-colmena más importante del planeta, y cuya principal exportación es la producción de armas y vehículos pesados para los regimientos de tanques del Astra Militarum. Al igual que Gerkeh, su industria ha sufrido grandes pérdidas últimamente, pero sus mercaderes y Gremios han sido incapaces de buscar otras fuentes de ingresos, causando no sólo problemas financieros, sino amplio descontento entre la población. Algunas casas nobles principales residen aquí junto con varias casa menores, y administra la ciudad-colmena a modo de colectivo, con un consejo y una Junta, a diferencia de Gerkeh.
Desde hace varios meses la Bajocolmena ha sido asediada por sombras que se mueven en la oscuridad, rápidas criaturas que sin embargo no parecen cobrarse numerosas víctimas, aunque han empezado a aparecer símbolos y personajes de dudoso origen en muchos de los receptáculos y factorías cerradas. Corre el rumor de que cuanto más se desciende a los subniveles de la colmena más cerca se está de éste extraño poder.

(Ésta colmena será donde el culto y los tiránidos harán su primera aparición ya que éstos han usado el descontento y la miseria de la colmena para apoderarse de las lealtades de parte de su población. Se alzarán junto con la podredumbre de la Death guard, y otros elementos herejes, que han usado el caos creado por los cultos para perseguir su agenda)


Las Planicies de SERAKAI

El espacio muerto al este de ambas colmenas, una tierra donde nada crece, aunque recientemente se han avistado extrañas actividades. Luces por la noche y extraños cánticos alejan a los curiosos que visitaban el antiguo y maltrecho pilón que antaño visitaban todos los habitantes cercanos o familias nobles que querían correr aventuras. Se trata de una serie de estepas y cordilleras de montañas, con numerosas cuevas y riachuelos, la mayoría contaminados por la polución de las industrias de las ciudades colmena. Poco más se sabe de ésta zona fuera de la escasez de sus recursos.
Unos meses antes se avistaron varios supuestos meteoritos los cuales no se desintegraron al impactar contra el planeta, cosa que llamó la atención del Gobernador Van Oosten e hizo que éste mandase un destacamento de exploradores de los Regulares de Gerkeh. Las planicies y su orografía dificultó la comunicación prácticamente desde el primer día, sin embargo han pasado más de dos semanas desde el último paquete de informes de los exploradores. Sin embargo nadie en la ciudad-colmena se ha percatado de ésto debido a la inminente llegada de los supervivientes de Gylax-VI.

(Aquí se encuentra el famoso pilón junto con los Mil hijos que lo controlan. También en ésta zona aterrizaron los pecios orkos y han dispuesto éstos sus improvisados campamentos. Se rumorea que existe un palacio oscuro perdido en las montañas donde se escuchan extraños gritos de dolor y placer, éste palacio es la base de los Drukhari).


Expansión DELMEDA

Estas praderas que se extienden cientos de kilómetros en todas direcciones hacia el sur y oeste de la ciudad-colmena de Gerkeh son la fuente principal de alimentos y fibras para tejidos del mundo de Hanibael. En su mayor parte se encuentran despobladas a excepción de una docena de pequeños asentamientos con alojamiento temporal que son usados para aquellos trabajadores que rotan por las diferentes plantaciones. En general éstas son manejadas por grandes maquinarias pero éstas requieren supervisión y control, por supuesto.
Desde hace varios años existe también un pequeño puesto fronterizo del Imperio T’au, y aquellos habitantes de las colmenas que conocen el secreto o cuyos familiares, amigos y compañeros se lo cuentan pueden hacer el largo peregrinaje para ir a estudiar las enseñanzas de los misteriosos visitantes. Si tiene suerte y eligen ese camino, tendrán la oportunidad de unirse a los privilegiados que son transportados fuera del oscuro mundo Hanibael hasta los cercanos Enclaves T’au.
En medio de todas éstas plantaciones y asentamientos se encuentra una zona que ningún humano ha pisado nunca, ya que está velada a ojos indiscretos. Ésto es así por efecto del portal de la telaraña que se encuentra en su centro, y permanecerá así mientras sus inhumanos guardianes continúen firmes en su protección.

(Desde ésta área se desplegarán varios xenos, los T’au, cuyo esfuerzo reclutador ha pasado desapercibido por las autoridades imperiales, así como los arlequines pues son ellos los que guardan el portal a la telaraña y lo han custodiado durante milenios. También los Eldar operarán desde aquí tras conseguir el visto bueno del maestro de compañía Arlequín y por tratarse de la única manera que tienen de acceder al planeta)
//<<47 6c 6f 72 79 20 74 6f 20 74 68 65 20 4f 6d 69 6e 69 73 73 69 61 68 21>>
+++MAGOS EXPLORATOR WARNERIO+++
+++UNEXPURGATED ITERATION+++

Avatar de Usuario
TheMightyHistorian
Netrunner
Mensajes: 1
Registrado: Mié Sep 19, 2018 7:32 am

Re: MUERTE EN HANIBAEL: Narración. Informe Tau vs Gellerpox Infected (JJPINA vs MOISÉS)

Mensaje por TheMightyHistorian » Jue Abr 04, 2019 9:56 am

Shas'nel T'au Yu'an.

Informe de la primera misión. Defensa de la colonia Delmeda. Extracción.

Las historias que contaban del sur galáctico eran ciertas... Recuerdo que una vez me detuve en estudiar los informes de los maestros O'Kais y O'Shaserra sobre lo ocurrido en Kellik; pero no podía creerlo... Por una vez, la superstición de los Gue'la estaba justificada.

Eso es en lo único que puedo pensar tras el fracaso de nuestra primera misión mientras observo atónito el lamentable estado en el que a quedado la XV25 de mi compañero Shas'vre T'au Yo'sep. Una mezcla de bilis y fluidos corporales emanados por la siniestra hechicería de los traidores del moribundo imperio del hombre han fundido escudos y metal como si se tratase de simple barro. Mi pobre amigo a penas pudo salir vivo del infierno que narra, arrastrado por unos pocos Kor'vesa supervivientes que pudieron recuperar sus restos. No dejo de contemplar cómo ha podido ocurrir esto. Una cosa es segura: los responsables de la Casta de la Tierra tendrán que reflexionar profundamente sobre la eficacia del equipamiento que se nos ha proporcionado para cumplir nuestro cometido. Cometido que fue interrumpido por el abrupto ataque de los adoradores de ese "padre Nurgle" del que hablan.

La recopilación de datos de este sector para enviarlos al corazón de nuestro Imperio debe de esperar. Una oleada de abominaciones atacaron de imprevisto los lindes del frágil asentamiento donde se nos ha desplegado, en la extensión de pastos de lo que los humanos de este planeta denominan como Expansión Delmeda. En principio parecía ser una misión rutinaria: analizar, defender y destruir. Con esa premisa envíe a Vre'Yo'sep al mando del Kau'ui. No podía estar más equivocado.

Las alarmas de la zona alertaron sobre un número reducido de asaltantes. Obviando sus enormes proporciones, parecían estar desorientados y no muy bien organizados. Nada que nuestra superioridad de fuego no pudiera repeler. Como ya he dicho, no podía estar más equivocado.

Vre'Yo'sep cuenta como de nada sirvieron las numerosas salvas de inducción con las que recibieron al enemigo al inicio del enfrentamiento. Aquellas... criaturas, parecian avanzar ajenas a la contención que estaba cayendo sobre ellas. Ni siquiera los avanzados proyectiles de los rifles aceleradores de los exploradores les hacían desistir de su aproximación. Las armas impactaban. ¡Herían! Pero tras el característico destello celeste que estalla sobre aquellos que no se rinden al Tau'va, una nube mezcla de gases, carne y putrefacción rodeaba a esas inmundicias, cuyo organismo ignoraba aparentemente cualquier daño sobre sus cuerpos. Uno de los batidores quedó aterrado ante las situación. Varios de sus hermanos acudieron a socorrerlo movidos por el sagrado vínculo del Ta'lissera; pero pronto quedaron envueltos por una cadena de intestinos purulentos que los ahogaron sin la menor piedad. Vre'Yo'sep intentó destruir al que parecía ser su líder mediante precisos disparos de sus blásteres de fusión; si embargo, en cuestión de segundos sintió como su armadura mimética se deshacía, corroyéndose en un abrir y cerrar de ojos.

Tras la batalla y la huida del Kau'ui nos vimos obligados a extraer a todos los ciudadanos y Gue'vesa que pudimos a posiciones más apartadas. De momento, estamos seguros. No obstante, estoy intranquilo. Esta región esta sospechosamente poco poblada y explotada a pesar de la cercanía de varias ciudades colmena.

Seguiremos vigilantes.

Aur'ocy shath'r'i tskan sha Tau'va.

Lupgan
Mensajes: 1
Registrado: Dom Ene 27, 2019 8:30 pm

Re: MUERTE EN HANIBAEL: Narración

Mensaje por Lupgan » Mar May 07, 2019 10:39 am

Jefe, el plan no podría haber salido mejor.
Esos cara pescao podían empezar a suponer un problema para los planes que nuestro señor tiene aquí si no hacíamos algo para evitarlo.

Afortunadamente habíamos logrado hacer un prisionero despistado que ha sido muy locuaz antes de sucumbir a los grandes dones de nuestro padre. Nos contó dónde tenían almacénados sus suministros los carapescao así que decidimos hacerles una visita.

Sabíamos que tendrían gente defendiendo pero la estrategia fue muy sencilla: cargar en línea recta hacia el cara pescao más cercano. El pequeño "Priapismo", lleno de entusiasmo, lideró la carga sin esperar a nadie, dejado un sospechoso rastro de fluidos tras de sí. El resto de rompemuros no pudieron hacer otra cosa más que seguirlo como pudieron al tiempo que el líder de los carapescaos gritaba "Fuego a discreción!!!"
Los impactos de plasma y proyectiles de carabinas volaban por doquier e iluminaban la oscuridad del almacén.

Los pocos impactos que alcanzaban las moles del carné podrida arrancaban trozos quemados y esparcían pus por el suelo pero no parecía afectar al avance o moral de los seguidores de nuestro padre Nurgle.
Con una velocidad inusitada para el tamaño que tenían, los rompemuros alcanzaron las primeras filas de los Tau que se habían apostado defendiendo una posición elevada desde la que las armas pesadas Tau abrían fuego.
Fue un espectáculo glorioso.

Sin saber muy bien a lo que se enfrentaban, los compañeros de la primera víctima trataron de auxiliarle y plantar cara en el cuerpo a cuerpo. Los carapescao fueron sobrepasados por una oleada de tentáculos, heces, y garras y en unos instantes todos estuvieron huyendo con heridas infectadas cubriendo sus cuerpos e incluso cosas peores.

Mientras tanto el líder de los Tau que estaba cubriendo el flanco opuesto del que recibió el ataque trató de frenar el avance con unas ráfagas que resultaron tan inútiles como las de el resto de su equipo.

Una de las moles de pus que acababa de convertir en chatarra uno de los drones pesados Tau buscó una nueva víctima y observo al capitán defendiendo otro de los puntos clave de suministros. Sin más miramientos cargo hacia el con una risa sádica. Sin dudarlo un momento los drones de escolta del comandante se interpusieron, frenando la carga de la abominacion que se entretuvo despiezándolos. Al observar a ese monstruo entretenido, con los drones el comandante decidió que era el momento de pillarlo por sorpresa y acabar con él, así que cargó decidido.
Nada más lejos de la realidad.

La inmundicia tentaculada se giró hacia el comandante Tau y abriendo sus fauces de una manera completamente antinatural esputó sobre el comandante todo el contenido de su obesa e infecta barriga.
Tras el asco inmenso que inundó al comandante le llegó una oleada de dolor siseante en forma de ácido corrosivo infiltrándose por todas las rendijas de su servoarmadura. Incluso pequeños gusanitos retorciéndose se le llegaron a colar por la boca pero el asco que sentía solo era comparable al dolor del ácido quemando su piel.

El comandante trastabilló tratando de ordenar la retirada pero las arcadas le impedían articular palabras coherentes.
Horrorizado de lo que había podido observar y sufrir, tomó buena cuenta de lo sucedido, la siguiente vez que se enfrentara a este horror nauseabundo tomaría mejor las distancias.

La risa desquiciada de "Priapismo" inundaba el almacén mientras la moles destrozaban los restos de suministros.

Estamos un paso más cerca de consumar los planes de nuestro señor.

Loado sea el padre Nurgle!!

Responder